8.4.10

Que feo que es, darse cuenta de lo que uno tiene cuando lo pierde. Por qué las personas tenemos que llegar al límite de las situaciones para poder demostrar, entender y saber lo que verdaderamente sentimos. Porque muchas veces no es cuestión de voluntad, de actitud. Simplemente de no estar capacitado para poder ver y determinar QUÉ es lo que queremos, antes de que parta hacia otra galaxia. La sensación de incapacidad, de vacío, de 'insatisfacción 'con uno mismo es constante e insuficiente, y detenidamente puedo demostrar que nada es intencional, que por miedo a fracasar o a no ser aceptado uno esconde sus sentimientos en el fondo de su alma, termina hiriendo a los que más lo quieren por falta de HUEVOS (no hay otra palabra) para darse cuenta después, que no hay vuelta atrás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario